-->

Saturday, June 30, 2012

LIBIA: Ultimo informe de la Jamahiriya (28 al 30/06/2012): Digna y heroica la resistencia verde avanza en su liberación y exige la solidaridad del mundo para eliminar a los invasores colonialistas y sus esbirros


- Kufra: los enfrentamientos entre combatientes Tobus de la resistencia verde y el ejecito de  mercenarios y traidores del CNT-OTAN tiene un saldo de 68 muertos y mas de 147 heridos en los últimos 3 días. Los lideres Toureg y Tobus han amenazado los bandidos del CNT que si no detiene la limpieza étnica y el bombardeo a zonas donde habitan civiles deberán asumir la dura respuesta por que se están preparanda para avanzar sobre Sabha….


VICTIMAS EN KUFRA: 
¿Cuantos muertos mas hace falta para que la ONU condene 
deje de proteger a los terroristas del CNT-OTAN en Libia?














En Grecia, las bestias “rebeldes” heridos están abandonados en situación catastrófica nadie les quiere prestar atencio ya que los hoteles y hospitales no reciben el pago de facturas por parte del CNT-OTAN…... Ni siquiera pueden regresar a Libia por falta de dinero. Millones de dólares son saqueados por la corrupcion.

- TRIPOLI coche bomba -  Un coche bomba explotó en la Universidad de Alfateh en Trípoli de la ciudad , sin daños humanos. Esta acción estaba dirigido contra los terroristas de Al Qaeda que amenazan a las jóvenes con matarlas sino acuden con el Burka…

Las elecciones en Libia se encuentra cerca , pero el nivel de seguridad en el país está lejos de ser satisfactoria. En esta foto hecha hoy se puede ver un gran fuego detrás del edificio del Banco Central de Libia , enel corazón de Trípoli.

Una noticia importante reporta que 33 militares y su familia desertaron a Turquia. Incluyen un general y dos coroneles. En total han desertado 13 generales. Todos estos participaron de la conspiración por que se creyeron estúpida y cobardmente las mentiras de occidente, hoy al ver toda la destrucción y robo sienten vergüenza y se lamentan por haber ayudado a destruir a su patria….. (fueron y son tan cobardes que no son capaces de revertir la situcacion o de suicidarse)

Una fuente del Ministerio de Defensa de la CNT ha elaborado una lista de oficiales de alto rango que participaron en la conspiración contra el líder libio y Libia para ponerlas en retiro forzoso que causó enojo entre ellos.

- Dr. Hamza Touhami fue invitado el 24 de junio de 2012 en un foro virtual para hablar de la resistencia en verde, luego, al final dijo que "El Akhoukom Mayite" (su hermano muerto) salió del territorio libio. 
Está sano.
Como recordatorio, el Dr. Hamza Touhami ha confirmado en los últimos meses que ha hablado con el hermano muerto. La interrogante es ¿Se trata de Khamis Gadafi o del líder Mohamar Al Gadafi?

El futuro nos dirá acerca de esta esperanzadora y feliz noticia
Mercenarios y traidores están temblando. 

- Benghazi, evidencias de trafico de órganos, un niño de 5 años de edad, fue encontrado muerto. Fue cruelmente descuartizado para robarle sus riñones y el hígado. Los que descubrieron el cuerpo se sorprendieron por lo que clamaron a ver este pequeño cuerpo rasgado abierto. Aquí está la democracia aplicada por la OTAN y los traidores.

Hoy sábado, el cuartel del Ejército Nacional de mercenarios y traidores en Benghazi fueron atacado por una célula verde hacia las 22.30 de esta noche.

Se entiende que la explosión destruyó parte de la pared posterior del complejo militar, se desconoce si se logro eliminar algunas ratas

En la región y Hocine Sidi calle Jamel Abdelnacer, Los manifestantes piden la caída de Mustafa Abdeljalil y su gobierno. Las personas que han cerrado por completo estas regiones.

- La frontera con Túnez Ras Jdir fue cerrado en protesta por el lado de Túnez después de un ataque por hombres armados en un barco de pesca de Túnez Libia.

- Cirineica: Una fuente confirmó que el ejército de la Federación del Barça se prepara para hacer un golpe de estado en la CNT y se recuperó bien la base militar de Benina, y en otros lugares.

- Zawiya: Criminales que cumplían funciones de “comandantes” de batallón de los “rebeldes” en Zawiya han dejado Libia por un destino desconocido.
Los libios de la Jamahiriya encarcelados en las prisiones de la ciudad hasta ahora son brutalmente torturados.

Los rebeldes atacaron varias casas de los libios, lo torturaron y exigió grandes sumas de dinero.
En los puestos de control, los “rebeldes” se apoderaron de varios coches de ciudadanos.
Con total impunidad estas bestias “rebeldes” han dado a conocer la lista de los libios de Libia leal a despojarlos de sus bienes.

- Palabra de los hombres de la resistencia de los pueblos libres de Libia


- Trafico de armas, el ministro de Interior de Egipto, Mohamed Ibrahim, anunció que las fuerzas de seguridad de su país interceptaron un arsenal de armas pesadas que estaba siendo transportado desde Libia hacia la Franja de Gaza.

Ibrahim explicó que el envío interceptado incluía 138 cohetes y alrededor de 7.000 balas, según reportó hoy la agencia Europa Press.

También se informó que se produjo un tiroteo entre las fuerzas de seguridad y los contrabandistas en el que murió uno de estos últimos.

El mes pasado las fuerzas de seguridad egipcias incautaron 40 misiles tierra-tierra y otro armamento que estaba siendo transportado desde Libia hacia la península del Sinaí.

- Una persona murió y dos personas resultaron heridas en las costas de Libia cuando un barco de pesca de Túnez con una tripulación de 19 atrajo el fuego de un barco libio, el tunecino del Ministerio de Defensa dijo a la AFP el miércoles. Los tunecinos entró en aguas territoriales libias, y no se detuvo cuando se nos lo pide, dijo el ministerio. 

Los dos heridos fueron trasladados a la capital libia, Trípoli para recibir tratamiento hospitalario. El incidente se produjo un día después de que hombres no identificados lanzaron un artefacto explosivo en la residencia del cónsul de Túnez en Trípoli, causando algunos daños pero no lesiones. 

Túnez domingo impulsado las relaciones con su vecino del este, enviando al ex Libia el primer ministro Baghdadi al-Mahmoudi, un incondicional de la asesinada ex líder Muammar Gaddafi régimen, para ser juzgado en Trípoli. El decreto de extradición no fue firmado oficialmente por el presidente tunecino Moncef Marzouki, provocando una crisis política en el país.

Un rayo de esperanza

Terroristas "rebeldes" del CNT-OTAN se conviérten en centros de poder en Libia


Terroristas "rebeldes" del CNT-OTAN se conviérten

en centros de poder en Libia


Vestido con uniforme militar y llevando fusiles AK-47 rifles de asalto, la milicia Zintan rodearon el edificio en Trípoli y entró sin una lucha. Ellos no estaban aprovechando el último bastión de Gadafi, que estaban tomando una compañía petrolera de rehenes CEO. Los milicianos exigían dinero para la protección de los campos del CEO de petróleo durante la guerra civil de Libia.
Sólo había un problema. La empresa ya había pagado 600.000 dólares por esos servicios y no estaba dispuesto a pagar de nuevo.
Un mes antes, otro grupo armado se apoderó de las oficinas de la empresa de exigir dinero por protección. Los empleados no sabían que la milicia llevó a cabo ese ataque.
"La policía es inútil", una de nivel medio empleado de la compañía me dijo. "Hay una mafia libia nuevo".
Cuarenta y cinco millas de distancia de las oficinas de empresas extranjeras de petróleo, la refinería de Zawiya fue la producción de gasolina y otros combustibles en 102 por ciento de su capacidad. Debido a que cada bando durante la guerra civil pensé que sería el eventual ganador, gran parte de la infraestructura petrolera del país se ha mantenido intacta. En general la producción de petróleo golpeó 1,5 millones de barriles por día en mayo, cerca de la marca de 1.770.000 en Gadafi. British Petroleum anunció que reanudará la exploración.Francia, Italia, España, Gran Bretaña y Estados Unidos están recibiendo su crudo, mientras que el caos reina cerca en el resto del país.
La respaldado por Occidente, Consejo Nacional de Transición (CNT) opera un gobierno débil e ineficaz. Algunas milicias sesenta son los centros de poder reales. No se puede aplastar a las milicias, el Consejo utiliza algunas fuerzas auxiliares, como se llamó en tiempos de emergencia. Otros se están registrando entre los diversos partidos políticos, una tendencia peligrosa.
Sin embargo, la administración de Obama considera a Libia como un gran éxito para su política de "intervención humanitaria". La OTAN eliminó a un dictador hostil a los Estados Unidos, el argumento, sin la muerte de los soldados de Estados Unidos y con el costo para el Pentágono de un apenas $ 1,1 mil millones. (Los gastos efectuados por la CIA, el Departamento de Estado, y otras agencias gubernamentales no se han hecho públicos.)
Le pregunté a un portavoz del Departamento de Estado en Washington sobre las consecuencias políticas de la invasión. Se minimizan los problemas, con el argumento de que los colonos americanos que expulsaron a los británicos también lucharon entre sí después de la Guerra de la Independencia.
"En 1787, hubo un conflicto importante entre los grupos que lucharon", me dijo.
Pero la situación de Libia es mucho más inestable. No creo que hay casos registrados de descontentos revolucionarios americanos que participan en cañón y de mosquete batallas frente a la sede del gobierno estadounidense de George Washington, atrapado en el interior.Eso es el equivalente de lo que ocurrió en mayo, cuando una milicia utiliza cañones antiaéreos y granadas propulsadas por cohetes para luchar contra un tiroteo de dos horas fuera de la oficina del primer ministro en Trípoli.
Por supuesto, cualquier gobierno post-Gadafi en Libia tenía que enfrentar serios problemas.El ex dictador había suprimido los partidos políticos independientes, sindicatos y medios de comunicación. Libios están construyendo las instituciones de la sociedad civil de cabo a rabo.
Pero la invasión de la OTAN estableció unas condiciones mucho peor, porque los Estados Unidos se alió con milicias y los políticos con más probabilidades de asegurar el dominio occidental no, los más decididos a construir instituciones democráticas.
Los terroristas "rebeldes" de Libia son ejemplo de que la traición con traición se paga
Washington buscó aliados entre los dirigentes de ex militares de Gadafi y el de nuevo cuño líderes de la milicia. La Administración de Obama primero copia de seguridad el general de división Haftar Khalifa, que al parecer tenía lazos con la CIA, mientras que viven en los Estados Unidos por muchos años. Llegó a ser comandante en jefe del Ejército Nacional, hasta que fue emboscado y herido por la milicia Zintan. Poco después fue degradado. Los Estados Unidos también apoya a Osama Al-Juwali, actual ministro de defensa y ex líder de la milicia Zintan.
Revolucionarios libios temen que esos hombres se convertirá en autócratas respaldados por Estados Unidos, similares a los que se levantaron en Afganistán.
"Algunos líderes aquí en Libia está tratando de obtener el respaldo occidental a ser el próximo presidente Hamid Karzai", dice Elhabib Alamín, un famoso poeta y funcionario del Ministerio de Cultura. "No queremos otro Irak o Afganistán, aquí, en Libia. Esas guerras no se han traducido en mejoras para el pueblo ".
Los Estados Unidos y el Fondo Monetario Internacional también están imponiendo soluciones óptimas para el futuro económico de Libia, apoyada en el consejo de privatización de empresas estatales y eliminar los subsidios estatales.
Bajo su tutela, por ejemplo, el Ministerio de Economía estudia cómo eliminar los subsidios a los alimentos y otros servicios patrocinados por el estado que protegen a los libios pobres del impacto de la inflación y el desempleo. El ministro de Economía Ahmed Alkoshli reconoció que el cumplimiento de los dictados occidentales no será fácil. "Es muy difícil de cortar de pronto los subsidios", me dijo. "La gente se queja."
El FMI también se enfrentará a una fuerte oposición de la naciente de Libia movimiento sindical, que ha organizado decenas de ataques este año. Los trabajadores de la empresa petrolera Sirte golpeó en octubre pasado y obligó a la retirada del presidente de la compañía.
Mabrouk Othman, vicepresidente de la unión de Sirte, me dice que los trabajadores nunca permitiría la privatización de los campos petroleros del gobierno y las refinerías. Las ganancias de petróleo y gas debe ayudar a pagar por el cuidado de la salud, la educación y otros servicios públicos como lo hacen ahora, dice, añadiendo que la privatización de la industria del petróleo es "una línea roja que no se puede cruzar".
Las futuras políticas económicas de Libia se supone que se determina a través de elecciones libres para una Asamblea Nacional, que designará a un nuevo gobierno y supervisar la redacción de una constitución nueva. Las elecciones se llevarán a cabo 7 de julio.
Pero como la experiencia en Afganistán y de Irak demuestra, una o dos elecciones no hacen una democracia. En un desarrollo particularmente peligroso, los partidos políticos están aliándose con el más fuerte de las milicias. La Hermandad Musulmana, el Partido Justicia y Desarrollo tiene una milicia. Yihadista líder Abd al-Hakim, Belhadj se postuló para la asamblea, mientras que el mantenimiento de su milicia Trípoli.
Las alianzas de los partidos y las milicias puede convertirse rápidamente en un sistema de señores de la guerra, con los políticos de manera ilegal el desvío de fondos del gobierno para pagar los sueldos y los brazos de sus fuerzas aliadas. Libia parece destinado para un período prolongado de inestabilidad.
A pesar de estas nubes, Alamín sigue siendo optimista. "Soy optimista", dice. El hecho de que Estados Unidos tiene un plan para gobernar Libia no quiere decir que vaya a ocurrir, afirma.
La revolución popular que derrocó al Gadafi no aceptará otro hombre fuerte, al menos no sin una lucha.


Libia sumida en el caos después 
del "éxito" de la OTAN

Por Scott Taylor

La semana pasada, se informó de que el ejército canadiense está estudiando sus opciones debe una intervención internacional en la guerra en Siria convertirse en una realidad.

Las fuentes del Departamento de Defensa citadas afirmó que esta planificación preparatoria no se está llevando a cabo a petición del gobierno, sino que era simplemente un ejercicio de prudencia, dada la escalada de violencia en Siria.

No hay tropas o escuadrones se han puesto en estado de alerta hasta el momento, pero si la comunidad internacional viene pidiendo que los socios de una fuerza de coalición, el ejército canadiense quiere tener a mano una lista de opciones disponibles para presentar el primer ministro Stephen Harper.

Los habituales de guerra a favor de los expertos han opinado que Canadá podría, una vez más, tomar un papel principal en este despliegue como lo hicimos con la misión de Libia el año pasado.

Aviones de combate de Canadá podría rápidamente ser desplegados para apoyar una campaña aérea dirigida por la OTAN para ayudar a los rebeldes sirios y HMCS Charlottetown, que ya está en la estación en el Mar Arábigo, podrían ser fácilmente la aplicación de un embargo de armas frente a la costa siria.

Lo que es interesante es el hecho de que incluso el más rabioso de los dirigibles coronel retumban en tina, que demandaron el sacrificio de nuestros soldados en Afganistán demostró nuestra nación era "golpear por encima de nuestro peso en la escena internacional" y ganar un asiento de Canadá "en la mesa "con las potencias del mundo, ahora son unánimes en advertir en contra de poner botas sobre el terreno en Siria.

La justificación para utilizar la plantilla de Libia para la intervención se basa en la presunción de que el conflicto libio, fue un éxito rotundo.

Desde la perspectiva de la OTAN, ciertamente parece de esa manera. Durante 10 meses del año pasado, aviones de la OTAN, hábilmente dirigido por el Canadá del propio condecorado el Teniente General. Charles Bouchard, bombardearon el cabo bejeezus de objetivos libios, sin sufrir una sola baja.

Esos ataques aéreos repetidos, además de la de armar y entrenar a las fuerzas de oposición, la congelación de las finanzas del presidente Muamar Gadafi y la ejecución de un embargo unilateral de las armas, finalmente condujo a una victoria de los rebeldes.

Los líderes aliados, entre ellos el Primer Ministro Harper, aplaudió la desaparición de un tirano, cuando Gadafi fue capturado, golpeado, sodomizado y ejecutado a sangre fría por un grupo de rebeldes.

Fiel a un guión al estilo de Hollywood, fue en este punto que los medios de comunicación internacionales comenzaron a correr los créditos en la saga de Libia, en un contexto de países de la OTAN puesta en escena elaboradas desfiles de victoria.

Por desgracia para el pueblo que tanto ha sufrido de Libia, a quien supuestamente intervino para proteger, nadie pensó en decirle a los rebeldes a dejar de pelear.

Mientras que la maquinaria de propaganda occidental etiqueta las fuerzas anti-Gadafi en favor de la democracia combatientes, lo cierto es que, desde el principio, esta pandilla rebelde de indisciplinados milicias armadas estaban peleando por una variedad de objetivos de tribales, económicas y religiosas.

Una vez que los últimos vestigios del régimen de Gadafi se retiraron, estas facciones armadas se negaron a deponer las armas.

Sin ningún tipo de autoridad central, Libia se ha convertido prácticamente fuera de la ley. Asesinatos por venganza, la detención, la depuración étnica y la tortura continúan sin cesar.

El 25 de enero, la organización Médicos sin Fronteras llamó la atención brevemente a las atrocidades que se cometen cuando se suspendieron sus operaciones en Misrata. La razón de su retiro fue el hecho de que se dieron cuenta de que estaban proporcionando el tratamiento médico a los presos sólo para que pudieran ser lo suficientemente sano como para ser torturado de nuevo.

El mes pasado, una facción rebelde asaltó y ocupó el aeropuerto de Trípoli cuando se pensó equivocadamente que su comandante había sido detenido.

La semana pasada, Juma al-Obaidi Jazawi, un fiscal militar, fue asesinado a balazos frente a una mezquita en Bengasi, porque se cree que fue responsable de la detención y ejecución de rebelde compañero, el general Abdul Fatah Yunes pasado mes de julio.

Además de la lucha interna feroz, los yihadistas entre las filas rebeldes están empezando a flexionar sus músculos. En vez de ser agradecidos por la OTAN ayudando a impulsar a Gadafi, los elementos de al-Qaida han comenzado a atacar los centros británicos, estadounidenses y de la ONU.

Para colmo de males, las turbas de los fundamentalistas islámicos libios han, en dos ocasiones, irrumpieron en la guerra de la Commonwealth profanado tumbas en Bengasi que se remontan a la Segunda Guerra Mundial.

Uno tiene la esperanza de que los estrategas militares canadienses que trabajan lejos en la elaboración de una estrategia para Siria echar un vistazo más de cerca a lo que se pretendía en realidad era una victoria en Libia.

El mal de las guerras humanitarias del agónico capitalismo


Iraq, Libia, Siria: no tenemos derecho a creernos Dios
El mal de las guerras humanitarias




En una película tradicional de vaqueros, sabemos qué hacer: buscamos al sujeto que lleva el sombrero blanco para saber a quién aplaudir, y al que lleva el sombrero negro para saber quién merece morir, de preferencia horriblemente, antes de que empiecen a mostrar los créditos. Si Hollywood aprendió temprano a abusar de esas emociones tribales, ¿dudamos de que los autores de los guiones políticos en Washington sean menos sofisticados?

Desde el 11-S, EE.UU. y sus aliados de  Europa nos han persuadido de que libran una serie de guerras “de sombrero blanco” contra regímenes de “sombrero negro” en Medio Oriente. Cada una nos ha sido presentada engañosamente como una “intervención humanitaria”. El ciclo de ese tipo de guerras todavía está lejos de llegar a su fin.

Pero durante el curso de la última década, la presentación de esas guerras tuvo que cambiar. Como lo comprende bien Hollywood, los espectadores se cansan rápidamente del mismo argumento fingido.

Dejando a un lado las declaraciones del primer ministro israelí Binyamin Netanyahu, hay un límite para las veces en las que se nos pueda convencer de que hay un nuevo Hitler en Medio Oriente y de que se acerca rápidamente el momento en el cual ese maligno cerebro logre desarrollar un arma apocalíptica para eliminar a Israel, EE.UU. o tal vez el planeta.

En el Hollywood de los años cincuenta, la solución para el aburrimiento del público era simple: A la hora señalada [Solo ante el peligro en España] puso un sombrero negro al noble sheriff, Gary Cooper y uno blanco al malvado pistolero. Ofreció un barniz de complejidad, pero en realidad la misma fórmula del bueno y el malo siguió las líneas familiares.

Si Washington necesitó una nueva trama después de las invasiones de Iraq y Afganistán, no tuvo que trabajar demasiado para encontrar una. Le ayudaron los rápidos cambios que estaban ocurriendo en el entorno político de Medio Oriente: la denominada Primavera Árabe. Washington no puede haber pasado por alto las vicisitudes emocionalmente gratas presentadas por el despertar de fuerzas populares contra la mano amortiguadora de regímenes autocráticos, muchos de ellos instalados hace décadas por Occidente.


La realidad, claro está, es que EE.UU. y sus aliados tienen los mismos planes que antes de la Primavera Árabe: es decir, que tratan de preservar sus intereses geopolíticos. Al respecto, tratan de contener y revertir peligrosas manifestaciones del despertar, especialmente en Egipto, el más populoso e influyente de los Estados árabes, y en el Golfo, nuestro oleoducto de las reservas más abundantes de petróleo del mundo.


Pero para Washington, la Primavera Árabe planteó oportunidades así como amenazas, y estas últimas están siendo explotadas en gran medida.


Afganistán e Iraq siguieron un modelo de “intervención” que ahora ha sido ampliamente desacreditado y que probablemente ya no es viable para Occidente enfrentado a la decadencia económica. Ya no es fácil convencer a los públicos occidentales de que nuestros ejércitos deberían invadir, ocupar y “asegurar” por sí solos Estados de Medio Oriente, especialmente en vista de lo mal agradecidos que han resultado ser los objetos de nuestra generosidad.


Las guerras humanitarias podrían haber caído en saco roto si la Primavera Árabe no hubiera abierto nuevas posibilidades de “intervención”.


El despertar árabe creó una nueva dinámica en Medio Oriente que se opuso a la dominación de las elites militares y políticas tradicionales: fuerzas democráticas e islamistas fueron alentadas por una nueva confianza; elites empresariales vieron oportunidades económicas interiores mediante la colaboración con Occidente; y grupos étnicos, religiosos y tribales oprimidos vieron una posibilidad de saldar viejas cuentas.


No es sorprendente que Washington haya mostrado más interés en cultivar a los últimos dos grupos que al primero.


En Libia, EE.UU. y sus aliados de la OTAN se sacaron el sombrero blanco y se lo entregaron a los denominados rebeldes, incluyendo sobre todo a tribus caídas en desgracia con Gadafi. Occidente asumió un papel visible, especialmente en sus bombardeos, pero se aseguró de que los protagonistas locales fueran presentados como los conductores. Occidente se mostró muy satisfecho con un rol menor: apoyar a los ‘buenos’.


Después de que el paria libio, Muamar Gadafi, fue asesinado por los rebeldes el año pasado, presentaron los créditos. La película había terminado para los públicos occidentales. Pero para los libios comenzó una nueva cinta, en un lenguaje extraño para nosotros y sin subtítulos. La limitada información que se ha filtrado desde entonces sugiere que Libia está sumida en la ilegalidad, nada mejor que los páramos políticos que hemos creado en Iraq y Afganistán. Cientos de milicias regionales dominan el país, extorsionando, torturando y asesinando a los que se les oponen.

Pocos pueden dudar de que el próximo en la lista de Occidente sea Siria. Y esta vez, los guionistas de Washington parecen creer que la tarea de convertir un Estado en funcionamiento, aunque altamente represivo, en un caso perdido, puede ser lograda sin que la mano de Occidente sea visible en absoluto. Esta vez el sombrero blanco ha sido asignado a nuestros aliados, Arabia Saudí y los Estados del Golfo, quienes, según los últimos informes, están avivando una incipiente guerra civil no solo al armar a algunos de los rebeldes sino también al prepararse a pagarles salarios, en petrodólares.

La importancia para los gobiernos occidentales de desarrollar narrativas más “complejas” de la intervención ha sido impulsada por la necesidad de debilitar la oposición interior a las continuas guerras en Medio Oriente. La impresión de que estas guerras están siendo inspiradas y dirigidas exclusivamente desde el “interior”, aunque sea por una oposición heterogénea cuya composición sigue siendo tenebrosa para los extraños, agrega un grado de legitimidad adicional; y adicionalmente, sugiere a los públicos occidentales que el coste en dinero y víctimas no será soportado por nosotros.

En tanto que hubo un amplio consenso a favor del ataque a Afganistán, la opinión occidental se dividió, especialmente en Europa, sobre el problema de invadir Iraq de la misma manera. En el mundo posterior al 11-S, el malvado de Afganistán, Osama bin Laden, parecía una amenaza más verosímil para los intereses occidentales que Sadam Hussein. Los críticos de la Operación Conmoción y Pavor han demostrado estruendosamente que tenían razón.

Los despertares árabes, sin embargo, suministraron una trama diferente para una subsiguiente intervención occidental, del tipo que Washington había tratado débilmente de utilizar también en Iraq, después de que no pudo encontrar las armas de destrucción masiva de Sadam. Ya no se trataba de encontrar a una persona o un arma apocalíptica, sino de una misión civilizadora para llevar la democracia a los pueblos oprimidos.

En la era antes de la Primavera Árabe, existía el peligro de que esto se interpretara como otro ardid para promover intereses occidentales. Pero después pareció mucho más plausible. Importaba poco si los protagonistas locales eran elementos democráticos que buscaban una nueva política o grupos étnicos en querellas que buscaban el control de la antigua política para sus propios objetivos de venganza. El objetico de Occidente era apropiarse de ellos, quisieran o no, para la nueva narrativa.

Esta acción erosionó efectivamente la oposición popular a la próxima guerra humanitaria, en Libia, y parece que ya está logrando el mismo fin en Siria.

Por cierto, ha debilitado fatalmente el disenso efectivo de la izquierda, que ha reñido y se ha dividido respecto en cada una de estas guerras humanitarias. Una serie de importantes intelectuales de izquierdas se alineó con el proyecto de derrocar a Gadafi, y más de ellos ya aplauden la misma suerte frente a Basher el-Asad de Siria. Ahora queda solo un resto de opinión crítica de izquierdas que se mantiene firme en su oposición a otro intento de Occidente de crear una implosión de un Estado árabe.

Si se tratara simplemente de una película de vaqueros, nada de esto tendría más que un interés incidental. Gadafi fue y paria y Asad es otro. Pero la política internacional es mucho más compleja que un guión de Hollywood, lo que debería ser obvio si nos detenemos un momento a reflexionar sobre el tipo de sheriffs que hemos elegido y reelegido en Occidente. George Bush, Tony Blair y Barack Obama tienen probablemente más sangre en sus manos que cualquier autócrata árabe.

Muchos en la izquierda tienen dificultades para analizar el nuevo Medio Oriente con algo que se aproxime a la sofisticación de los planificadores militares de Washington. Esta falla deriva en gran parte de su disposición a permitir que los mercaderes de la guerra confundan los temas significativos –sobre los regímenes, los grupos opositores y la cobertura mediática– relacionados con cada “intervención humanitaria”.

Sí, los regímenes seleccionados para ser destruidos son uniformemente brutales y desagradables para su propio pueblo. Sí, la naturaleza de su régimen debe ser denunciada. Sí, al mundo le iría mejor sin ellos. Pero eso no justifica que Occidente libre guerras contra ellos, por lo menos no mientras el mundo siga configurado del modo actual entre naciones Estado en competencia y egoístas.

Casi todos los Estados de Medio Oriente tienen espantosos antecedentes de derechos humanos, algunos de ellos con características aún menos compensatorias que la Libia de Gadafi o la Siria de Asad. Pero esos Estados, como Arabia Saudí, son cercanos aliados de Occidente. Solo los incurablemente ingenuos o deshonestos arguyen que los Estados a los que ha apuntado Occidente han sido escogidos en beneficio de sus sufridos ciudadanos. Más bien, han sido elegidos porque son vistos como implacablemente opuestos a los intereses estadounidenses e israelíes en la región.


Incluso en el caso de Libia, donde la amenaza de Gadafi a Occidente estaba lejos de estar clara para muchos observadores, los intereses geopolíticos occidentales fueron, en los hechos, el factor dominante. Dan Glazebrook, periodista especializado en política exterior occidental, ha señalado que poco antes de que Occidente volviera su mirada hacia Libia, Gadafi había comenzado a solidificar la oposición africana a Africom, el comando para África establecido por los militares de EE.UU. en 2008.


El papel de Africom es organizar y dirigir tropas africanas de combate con el fin de asegurar, en boca de un vicealmirante estadounidense: “el libre flujo de recursos naturales de África al mercado mundial”. Al derrocar a Gadafi, Africom eliminó al principal desafío a su plan y puso en efecto su declaración de intenciones: ni un solo soldado estadounidense o europeo murió en la operación de derribo de Gadafi.


La tarea de destacar la hipocresía en el centro de la agenda intervencionista no debería descartarse como una simple recriminación mutua basada en hechos del pasado. La mendacidad occidental debilita fatalmente la justificación de una intervención, despojándola de toda apariencia de legitimidad. También asegura que los que son nuestros aliados en esas aventuras militares, com Arabia Saudí, son los que terminarán por conformar los regímenes que emerjan de los escombros.


Y también es un hecho que los pueblos del mundo árabe tienen derecho a vivir en libertad y con dignidad. Tienen derecho a levantarse contra sus dictadores. Tienen derecho a nuestro apoyo moral, a nuestros consejos y a nuestros mejores esfuerzos para utilizar la diplomacia a favor de su causa. Pero no tienen derecho a esperar que vayamos a la guerra por su cuenta, que los armemos o que derribemos a los gobiernos por su cuenta.


Este principio debe mantenerse porque, tal como está configurado actualmente el mundo, la intervención humanitaria no garantiza un nuevo orden mundial sino más bien la ley de la selva. Incluso si se pudiera confiar en Occidente para librar guerras justas, en lugar de las realizadas para promover los intereses de sus elites, ¿cómo podríamos llegar a adivinar qué acción es necesaria para lograr un resultado justo, tanto más en las sociedades aún profundamente divididas de Medio Oriente?


¿Está más seguro el libio promedio porque pulverizamos su país con bombas, porque aplastamos sus instituciones, buenas y malas por igual, porque lo dejamos política y socialmente a la deriva y porque entregamos armas y poder a grupos tribales para que pudieran vengarse de sus predecesores? Es dudoso. Pero incluso si la respuesta no es clara, ante la ausencia de certeza debemos seguir la máxima médica: “Primero, no hagas daño”.


Es el colmo de la arrogancia –no, más bien un complejo de Dios– estar tan seguros como algunos de nuestros políticos y expertos de que merecemos la gratitud de los iraquíes por derrocar a Sadam Hussein al precio probable de más de un millón de vidas iraquíes y de millones de personas más que fueron obligadas al exilio.


Es imposible imponer a las sociedades la democracia desde afuera, como si fuera un ítem que pueda pedirse del menú de un almuerzo. Las democracias occidentales, por imperfectas que sean, se lograron a gran precio por las luchas centenarias de sus pueblos, incluyendo terribles guerras. Cada Estado desarrolló sus propios sistemas de limitaciones y chequeos para encarar las singulares condiciones políticas, sociales y económicas prevalecientes en su caso. Esas libertades, duramente conseguidas, están constantemente amenazadas, entre otros por las mismas elites políticas y económicas que hacen campaña con tanta virulencia para llevar a cabo intervenciones humanitarias en el extranjero.


La realidad es que las libertades no son otorgadas por benefactores exteriores; los pueblos tienen que luchar y conquistarlas. Ninguna sociedad moderna logró la democracia si no fue mediante una lucha gradual y dolorosa, en la que se aprendieron lecciones, a menudo mediante errores, en la que reveses y contratiempos fueron numerosos y en la cual éxitos duraderos se lograron mediante la comprensión de todas las partes de que la legitimidad no se puede conseguir mediante la violencia. Si debemos alguna cosa a otras sociedades que luchan por la libertad, es nuestra solidaridad, no el acceso a los arsenales de nuestros gobiernos.


De hecho, el deber de Occidente no es intervenir más sino intervenir mucho menos. Ya armamos masivamente tiranías como las del Golfo para que puedan proteger el petróleo que consideramos nuestro patrimonio; ofrecemos cobertura militar, financiera y diplomática a la continua opresión de millones de palestinos por parte de Israel, una causa importante de inestabilidad política en Medio Oriente; y apoyamos silenciosamente a los militares egipcios, que tratan actualmente de revertir las conquistas revolucionarias del año pasado.


El apoyo popular a las guerras humanitarias no podría mantenerse sin la difusión de propaganda enmascarada como noticias por nuestros medios corporativos. Durante la última década han mercadeado fielmente las agendas para Medio Oriente de nuestros gobiernos belicistas. Cuando se pone al descubierto el pretexto extravagante de cada guerra, los generales en sus poltronas nos aseguran que han aprendido las lecciones para la próxima vez. Pero cuando revisan el guión –y el sombrero blanco se ha entregado a otro representante de la ley– los mismos eruditos desacreditados de los medios vuelven a justificar la guerra desde la seguridad de sus estudios.


Es otro motivo para avanzar con cuidado. En el caso de Siria, la fuente de la certeza expresada por nuestras salas de redacción no es a menudo otra cosa que un ente unipersonal en la ciudad británica de Coventry, conocido como Observatorio Sirio por los Derechos Humanos. Si Rami Abdulrahman no existiera, nuestros gobiernos intervencionistas y sus cortesanos de los medios habrían tenido que inventarlo. El Observatorio produce las noticias necesarias contra el régimen para justificar otra guerra.


Eso no quiere decir que afirmemos que el régimen de Asad no ha cometido crímenes de guerra. Más bien es que, incluso si las “intervenciones humanitarias” fueran una empresa legítima, no tenemos información permanentemente fiable para evaluar cómo podemos intervenir mejor, sobre la base de “noticias” colocadas en nuestros medios por grupos parciales del conflicto. Todo lo que está claro es que una vez más nos están manipulando con un fin conocido.


Son motivos suficientes para oponerse a otra guerra humanitaria. Pero hay otro motivo por el cual es extremadamente temerario que las personas de la izquierda acompañen los actuales planes de Occidente en Siria, incluso si creen genuinamente que los beneficiarios serán los sirios comunes y corrientes.
Si Occidente tiene éxito en su intervención a cámara lenta, mediante testaferros, en Siria e incapacita a otro Estado árabe por haberse negado a acatar sus órdenes, se habrá preparado la escena para la próxima guerra contra el próximo objetivo: Irán.
Este no es un argumento que excuse la continuación del régimen de Asad. Esa decisión la deben tomar los sirios.


Pero es una advertencia para los que justifican la interminable interferencia en Medio Oriente al servicio de los planes occidentales. Es una advertencia contra guerras cuyo poder destructivo se dirige sobre todo contra civiles. Es una advertencia de que ninguna de estas guerras humanitarias constituye una solución a un problema; solo son un preludio para más guerras. Y es un recuerdo de que no tenemos derecho a actuar como si fuésemos Dios.


Jonathan Cook es escritor y periodista residente en Nazaret, Israel. Jonathan Cook ganó el Premio Especial de Periodismo Martha Gellhorn. Sus últimos libros son: Israel and the Clash of Civilisations: Iraq, Iran and the Plan to Remake the Middle East (Pluto Press) y Disappearing Palestine: Israel’s Experiments in Human Despair (Zed Books). Su página web es www.jkcook.net .

Thursday, June 28, 2012

Siria donde le precio de la vida no vale nada para el invasor imperialista



No hay nada seguro, nada de sagrado: los "rebeldes" sirios profanan iglesias cristianas (FOTOS)


Impactantes imágenes han aparecido, dejando al descubierto la profanación de las iglesias cristianas en Siria por parte de los rebeldes apoyados por Occidente. Las imágenes, tomadas por los cristianos del lugar indignados por la violencia, fueron publicados por PrisonPlanet.com.
En las fotos, los miembros del ejército sirio gratuito, retratados por el oeste como inocentes que luchan contra la tiranía y la opresión, la pose de ropas robadas sacerdote, mientras que blandiendo cruces robadas en una mano y ametralladoras en la otra.
Las fotos fueron tomadas por una mujer cristiana en Homs, una de las ciudades más devastadas por los continuos enfrentamientos entre rebeldes y fuerzas gubernamentales.
"Todo el mundo sabe la simple eliminación de estas prendas de la iglesia es un pecado. El sacerdote es el único que los usa. Incluso orar antes de ponérselos ", dijo a la mujer PrisonPlanet.com.
Añadió que después de que los rebeldes arrancaron la iglesia aparte, que entró en la casa para documentar su violencia.
Las imágenes muestran bancas rotas aparte, con los pedazos esparcidos por toda la nave. El suelo está cubierto de escombros, e incluso el altar parece que ha sido profanado.
Foto cortesía de www.prisonplanet.com
Foto cortesía de www.prisonplanet.com
Las minorías cristianas se enfrentan a una amenaza creciente y miles se ven obligados a huir de sus hogares ya que se enfrentan el acoso y la discriminación por parte de la oposición islamistas facciones radicales. Al menos 9.000 cristianos de la ciudad occidental de Siria de Qusayr se vieron obligados a buscar refugio después de un ultimátum de un jefe militar local de la oposición armada, la Agencia Fides del Vaticano, dijo la agencia de noticias.
Más temprano, un hombre cristiano fue muerto a tiros por un francotirador en Qusayr, que los vecinos de la ciudad de Homs.
Algunos informes han sugerido que un número de mezquitas en la ciudad han anunciado que "los cristianos deben salir de Qusayr dentro de los seis días".
Dos sacerdotes católicos que huyeron de la ciudad confirmó a la agencia de noticias que oyeron el ultimátum repite desde los minaretes "con sus propios oídos."
Los intentos de evacuar a los cristianos de la ciudad de Homs en las dos últimas semanas también han tenido éxito, y un sacerdote en la ciudad dijo que los rebeldes parecía tener la intención de mantener a los civiles en el interior de utilizarlos como moneda de cambio.
Miles de cristianos han huido de las zonas determinadas de Homs que cayeron en manos de los rebeldes en febrero.
Mientras tanto, agentes de inteligencia de Estados Unidos y diplomáticos siguen a intensificar sus contactos con los rebeldes sirios para ayudar a organizar sus operaciones militares contra las fuerzas de crecimiento presidente Bashar al-Assad.
Según altos funcionarios estadounidenses, la CIA y el Departamento de Estado están ayudando al ejército sirio libre desarrollo de rutas logísticas para transportar suministros a Siria y la capacitación en las comunicaciones.
Arabia Saudita y Qatar han estado pagando los sueldos a los rebeldes sirios desde hace varios meses, según los informes. Mientras tanto, Turquía, que alberga algunas unidades del ejército sirio gratis, asegura el soporte material y técnico, según las fuentes.
Y muchos creen que mientras los EE.UU. y sus aliados de seguir apoyando ciegamente a los rebeldes radicales, la estabilidad en Siria seguirá siendo inalcanzable.
Foto cortesía de www.prisonplanet.com


Terroristas armados por OTAN y EE.UU en Siria matan a 15 euros por día

Medios de comunicación occidentales ha creado la imagen de un combatiente ideológico de la democracia en Siria no tiene nada que ver con la realidad. Agencia de Información de «Anna» logró entrevistar a los prisioneros sirios en los militantes de Hamas. Contó cómo, por 15 euros al día, disparando los coches que pasan sin pensar en los que en este momento no existe. 

Sobre la cuestión de si un prisionero se arrepintió de lo que había hecho el crimen, un ex combatiente llamado Immat se refirió a los líderes rebeldes, quienes argumentaron que la religión no prohíbe matar y violar a personas de otras religiones, por el contrario, se recomienda encarecidamente 

La historia de las personas atrapadas en oposición a lo mismo, todo comenzó con acciones pacíficas de oposición (de dinero), entonces ellos son reclutados en pandillas, emitido por una máquina, designó a los salarios diarios, y un premio para cada acción violenta. En este caso, los militantes no les importa lo que ellos están luchando contra su propio pueblo. Un buen dinero (para los estándares de Siria) y cualquier trabajador semi-analfabeto va matando. 
En esta entrevista, usted personalmente se asegurará de que los manifestantes de la oposición dispararon contra ella para culpar por el crimen de poder en Siria. Gracias a los medios de comunicación occidentales, es posible aplicar con éxito. 

Y, por último, los tiros de cálculo, que muestran que la oposición siria está listo para defender los valores democráticos, y no por métodos democráticos.



La peor masacre contra el periodismo estimulada por occidente

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

*

I

hola

Entradas mas leidassss